Escala Olimpo – 1

Al héroe Olimpo, famoso flautista mítico, padre de Marsias, que enterró y lloró a su hijo sátiro cuando éste fue despellejado vivo por Apolo, se le considera el primero en ejercitarse en el uso de la siguiente escala:

Escribe el pseudo-Plutarco en el diálogo primero de su obra La música: “Olimpo, tal como dice Aristóxeno, es considerado por los entendidos en música el inventor del género enarmónico. Antes de él, parece que sólo había composiciones diatónicas y cromáticas. Se supone que la invención debió producirse más o menos de la manera siguiente. Olimpo estaba trabajando en el género diatónico e hizo saltar diversas veces la melodía directamente desde la paramese y la mese hasta la parípate, sin tocar la lícano; advirtió de la belleza del giro melódico resultante y, maravillado de la escala que se originaba a partir de la generalización de este principio, la adoptó y comenzó a componer piezas dóricas haciendo uso de ella. No se mantuvo ligado ni a las características definidoras del género diatónico ni a las del cromático, pero tampoco llegó a una escala enarmónica propiamente dicha. Él puso los cimientos del género enarmónico”.

En efecto, la escala de Olimpo no es propiamente diatónica porque no contiene los dos tonos consecutivos que son el elemento más característico de este género (Sol-La-Si y también, en el tetracordo superior, Do-Re-Mi); tampoco suena como una escala enarmónica, ya que no posee ningún intervalo de cuarto de tono; ni es cromática, porque no muestra el característico salto de un tono y medio. Curiosamente, las notas Mi-Fa-La-Si-Do-Mi, se encuentran en las octavas dóricas de los tres géneros.

Comments are closed.