Teoría del sistema intertonal – 4

Porque hemos de dejar bien sentado que el intertonalismo no es contrario ni opuesto, ni pretende destruir el sistema tonal que ha sido la base, el origen y el poderoso germen de todo el desarrollo del gran arte de la música, ni podemos ni queremos renegar de él, como han hecho con un triste y pobre criterio los que crearon e intentan seguir el sistema ingenuo y antimusical y antiestético y antinatural del dodecafonismo o de los doce sonidos. La intertonalidad no es, pues, la atonalidad, ni la politonalidad, sino la continuación, la evolución, la superación de la tonalidad, sería la postonalidad.

Los acordes disonantes perfectos son, pues, según hemos visto, el (A) y los (E) y (F), esto es, el formado por dos semitonos seguidos:

y los formados por 4ª menor (o justa), 4ª mayor (o aumentada) y 7ª mayor (E):

y por semitono, 4ª mayor (o aumentada) y 7ª mayor (F):

A estos se pueden agregar los acordes disonantes imperfectos: el formado por 4ª menor (o justa) y 7ª menor (B):

y los formados por 4ª menor (o justa) y 4ª mayor (o aumentada) (C):

y semitono y 4ª mayor (o aumentada) (D):

Comments are closed.