Aprendizaje y maestría

A componer, es decir, a crear música, no se enseña. Pero quien sienta latir dentro de sí el espíritu creador la técnica le ayudará a expresarse mejor.

Quien esté poseído por el espíritu creador podrá componer, pero sin la técnica nunca podrá manifestar ese espíritu en su plenitud. Recordemos que todos los maestros son y han sido técnicos de la mayor habilidad.

El aprendiz de compositor irá paulatinamente adquiriendo el bagaje técnico mediante el estudio metódico y disciplinado de las reglas musicales. Al mismo tiempo, deberá por todos los medios ir conociendo cuál es su temperamento y buscar la técnica precisa que logre expresarlo. La búsqueda de este estilo propio resulta más o menos larga y laboriosa, resultado de muchas más preguntas que respuestas, pero es imprescindible. Luego deberá mostrar una indiferencia absoluta hacia toda regla ajena a su sensibilidad. Es entonces que podrá componer en libertad y establecer los procedimientos que él, ya en posesión del dominio técnico, considere oportunos.

Comments are closed.