Música abstracta

El individuo humano genera dos tipos de ritmo físico: el que produce con el movimiento del cuerpo y el que produce con la voz. El compositor, con la mente, sólo puede reproducir en su obra el recuerdo que guarda de estos dos fenómenos. Al querer plasmar el movimiento del cuerpo, lo convierte en música a ritmo de danza; y al querer plasmar el movimiento de la voz, lo convierte en música a ritmo de prosa. Cuando algo de esto ocurre, nos hallamos ante una manifestación de música abstracta.

La voz se subdivide en habla, canto y ruido. Al hablar destacamos el mensaje ideológico de las palabras por encima del emocional; al cantar, el mensaje emocional por encima del ideológico; y al hacer ruido, el emocional anula el ideológico.

Comments are closed.