Canto gregoriano. Sanctus “Missa de Angelis”

Vi al Señor sentado sobre su trono alto y sublime, los pliegues de su manto llenaban el templo de la gloria. Había ante Él serafines, que cada uno tenía seis alas: con dos se cubrían el rostro y con dos se cubrían los pies, y con las otras dos volaban, y los unos y los otros se gritaban y se respondían: ¡Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del Universo! Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria. (Isaías, 6, 1-3).

Al “Sanctus”, llamado también Trisagio, canto de alabanza al Dios tres veces Santo, le sienta bien una melodía pomposa como las compuestas a partir del siglo IX. Los “Sanctus” primitivos (figura en la Misa desde el siglo II), como el de la Misa de Difuntos y el de las ferias de Cuaresma y del Adviento, son más sencillos. Se canta después de la elevación de la Sagrada Hostia.

Texto completo: Sactus, Sanctus, Sanctus Dominus Deus Sabaoth. Pleni sunt caeli, et terra gloria tua. Hosanna in excelsis! Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis!

Traducción: ¡Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del Universo! Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria. Hosanna en el cielo. Bendito el que viene en nombre del Señor. Hosanna en el cielo.

El “Benedictus” forma un todo melódico con el Trisagio, y debe cantarse con el entusiasmo de saber que Cristo acaba de personarse ante nosotros en la Hostia consagrada y en el Cáliz.

Adjunto un vídeo grabado en la parroquia “Stella maris” de Málaga (España) el 15 de junio de 2008. Vemos y escuchamos en él el “Sanctus” de la “Missa de Angelis” de 6.º tono cantado por el pueblo. Es una prueba de que, aunque su práctica compositiva esté muerta, el gregoriano, como canto, no.

Comments are closed.