Audición interna

La facultad mental que nos permite leer una partitura y saber cómo suena se llama audición interna. Está claro que en el ser humano esta facultad no viene de serie. Para lograrla precisamos formar nuestro oído.

1 – La audición interna permite al compositor saber escribir con exactitud lo que quiere expresar y asegurarse de que lo que ha escrito suene como él había pensado.

2 – El compositor se vale de la mente para componer. La imaginación musical surge de la mente, no del instrumento. El pensamiento del compositor combina duraciones, alturas, intensidades y timbres para producir ritmos, melodías, contrapuntos y armonías. Luego lo estructura todo para darle forma.

3 – Oído absoluto es la facultad que poseen ciertas personas de reconocer un sonido basándose únicamente en su altura en una afinación determinada. Oído relativo es la facultad que permite identificar un sonido por comparación. El oído absoluto es una facultad congénita, de utilidad musical restringida. Más importante es el oído relativo, puesto que nos permite reconocer una nota cuando se relaciona con otras sin tener en cuenta la afinación utilizada.

4 – Oír es percibir el sonido, y escuchar es prestarle atención. El compositor oye lo que no le interesa y escucha lo que le importa.

5 – El pensamiento del compositor concibe la música en el silencio. Silencio es la superficie sobre la que discurre una obra musical. Cuando el sonido cesa surge el silencio. Éste adquiere distintos significados según sea su contexto musical.

Los comentarios están cerrados.