Cómo desarrollar la audición interna

Saber cómo suena una partitura es consecuencia de haber estudiado un considerable número de obras musicales en sus aspectos auditivo, de lectura y analítico.

Técnicas de audición: El estudiante debe adiestrarse en el dictado rítmico a una, dos, tres y cuatro partes, en el dictado melódico, en el dictado contrapuntístico a dos, tres y cuatro voces, y en el dictado armónico a cuatro voces. Esta labor puede realizarla solo, con ayuda de grabación y de partitura. (Le será útil el libro “La formación musical del oído” de Clemens Kühn). Y, por supuesto, asistir al mayor número de conciertos posible. La escucha repetida de una orquesta en directo es indispensable para adquirir: 1º, el sonido sinfónico real, no el sonido grabado, y así eliminar percepciones falsas y verificar posibles dudas; 2º, la ubicación del sonido de cada instrumento y de grupos instrumentales en las dimensiones del espacio escénico; y 3º, la dramaturgia sinfónica, que se compone del elemento teatral del director y ejecutantes, y del elemento de interrelación comunicativa entre intérpretes y auditorio.

Técnicas de lectura: La lectura de partituras tiene dos modalidades: la lectura sin música (lectura mental) y la lectura con música (lectura con escucha). La lectura mental debe practicarse a tiempo real y a tiempo libre. La lectura con escucha se hará a tiempo real. Primero se procede a la lectura mental de la partitura, tratando de imaginarse cómo suena; luego, a la lectura con escucha, comprobando con la grabación los desajustes. Esta práctica debe convertirse en un hábito diario.

Técnicas de análisis: Con el estudio y práctica de la armonía, el contrapunto, la forma, la orquestación y la composición, se logra escuchar, entender y manejar convenientemente los componentes de una obra.

Comments are closed.