Elementos musicales

Todo sonido posee estas cuatro cualidades: duración, altura, intensidad y timbre. Duración es el valor de tiempo de la nota. La altura nos indica el nombre de la nota y a qué octava se escucha. La intensidad nos informa del matiz en que se toca esta nota. Y el timbre nos permite diferenciar dos sonidos de igual duración, altura e intensidad, pero de diversa procedencia.

Existen cuatro elementos musicales: ritmo, melodía, contrapunto y armonía. Ritmo es el elemento primigenio, el único con existencia propia e independiente, verdadero génesis musical. Sin ritmo no existe melodía, contrapunto, ni armonía; él los genera a todos. El ritmo, si se le asocian las cualidades del sonido, genera melodía. Si a esta melodía se le contrapone una o más melodías genera contrapunto. Y este contrapunto deviene gobernado por las leyes de la armonía.

El estudiante, escuchando una pieza musical, debe poseer la capacidad de reconocer el compás, la duración y la altura de sus notas, así como saber en qué intensidad se tocan y qué instrumento o instrumentos intervienen. Es decir, debe reconocer auditivamente las cualidades del sonido.

Finalmente debe construirse una imagen sonora mental de cada uno de los cuatro elementos musicales.

Los comentarios están cerrados.