El canto en los monasterios mixtos medievales

Siguiendo la estela de la Regula Isidori (Regla de San Isidoro) y de la Regula Fructuosi (Regla de San Fructuoso), en el siglo VII se redacta también en Hispania la Regula Communis (Regla común) que legislará la vida monacal de las comunidades de monjes y monjas en buena parte de la Península Ibérica. Serán estas Reglas la base de la Regula Sancti Benedicti (Regla de San Benito) que conformará la vida en los monasterios benedictinos de toda Europa, resumida con la frase ora et labora (reza y trabaja).

Pues bien, en la Regula Communis se lee: “Si monjes y monjas se reúnen en una misma celebración, para escuchar la palabra de salvación, no se sentarán las monjas junto a los varones, antes bien ambos sexos estarán divididos en coros distintos. Ningún abad o monje se atreverá en absoluto, sin autorización de los superiores, a dar un beso a un mayor ni volver la cabeza al coro de monjas, ni mujer alguna intentará poner las manos en la cabeza o en la túnica para estirarla. Y si algún monje procedente de lejos o de su propio monasterio enfermase, no tratará de acostarse en el monasterio de monjas, no vaya a quedar aliviado en el cuerpo y enfermo en el espíritu”.

Comments are closed.